Piratas del caribe 2



Bienvenidos al Caribe!
Tras 8 años en Foros.net y 4 en Foros.ws, a causa del cierre de sus servicios nos mudamos a Foroactivo! Pero no se preocupen, todo cambia para mejor!
Echa un vistazo, si no estás registrado, te invitamos a unirte a nuestra comunidad!
--Admin.--
contador de visitas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el 19th Julio 2017, 9:50 am.



- 1653, Mar Caribe. -
Es la edad de oro de la piratería.
Los hombres pasean a sus anchas por
los mares de la tierra
y crueles delitos se cometen en impunidad.
Los artesanos se han vuelto una parte importante
de esta guerra entre lo que es correcto
e incorrecto, pues las armas y el siglo XVII
no son lo que solían ser.






Los mejores Posteadores
Últimos temas
» Pirata o ciudadano
17th Octubre 2017, 1:24 am por Henry Heiderich

» Playa Cala Mayor
9th Octubre 2017, 12:17 am por Cassandra Cerv

» Calles de la ciudad
1st Octubre 2017, 9:21 pm por Cassandra Cerv

» Supersticiónes!
1st Octubre 2017, 4:31 pm por Calypso

» Cubierta
18th Septiembre 2017, 9:19 am por Jared Gain

» Pasaje Bahia la Sirena
6th Septiembre 2017, 11:35 pm por Anne Duley

Los posteadores más activos del mes


Supersticiónes!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Supersticiónes!

Mensaje por Angelica Black el 28th Marzo 2010, 12:13 pm

"Os lo digo, es el Diablo el que gobierna ese barco fantasma...Manteneos firmes.''-Master and Commander.


Para quienes desconocen el medio, les sorprenderá que las supersticiones marineras han influido en la historia de la navegación, seguramente debido a que el universo marino y lo que comporta en sí, al ser hostil y desconocido desde tiempos antiguos, siempre ha representado un temor y un misterio para el hombre de mar, creándole una sensación de vulnerabilidad a bordo tan solo superada por rituales supersticiosos basados en el innato temor a lo desconocido. Esto no libera al Pirata, como hombre de mar, de la superstición, y a continuación se hace una serie detallada de curiosidades sobre el asunto: 

-Gatos: Se cree que los gatos negros llevan una tempestad en la cola, por lo que una visión de un gato negro paseando por cubierta es señal de una inminente tempestad. 

-Ahogar: Es una palabra que jamás se menciona a bordo de un barco. La gran mayoría de marineros no sabe nadar. 

-Pendientes: Cuando un marinero cruza el Cabo de Hornos o el de Buena Esperanza por primera vez, se cuelga de la oreja un aro de plata, símbolo de fuerza y imán para la buena fortuna. 

-Plumas: Muchos piratas adornaban sus sombreros con plumas vistosas por la creencia de que les permitiría mayor visión en cubierta. Especialmente las plumas de un reyezuelo sacrificado en Año Nuevo. 

-Flores: Se evitan a bordo, porque se asocian a la corona funeraria. 

-Viernes: Ningún marinero zarpará un viernes. Fue el día en que crucificaron a Jesucristo y el día en que Eva tentó a Adán en el Paraíso. Un barco que zarpe un viernes, estará condenado irrebocablemente. 

-Mirar a tierra: Trae mala suerte mirar a tierra al zarpar. 

-Ratas: Son conocidas por ser las primeras en abandonar un barco que naufraga, así que son sacrificadas para evitar así la mala fortuna. 

-Reparación de una vela: Reparar una vela en el alcázar es una tentativa directa a la mala suerte. 

-El Pie derecho: Al subir un barco, un marinero pondrá siempre el pie derecho para llamar a la buena suerte. 

-Monedas: Una vieja tradición, que dice que clavar una moneda de plata en el mástil o incrustarla en una crujía traerá buena fortuna en el viaje de un barco. 

-Piedras: Al abandonar un puerto, los marineros arrojan piedras al océano para garantizar su regreso y botones para asegurar la fortuna. 

-Silbar para el viento: Se pensaba que atraía el viento durante una calma en alta mar si se silbaba en cubierta tras clavar un cuchillo de mango negro en la madera. Sin embargo, si se soplaba cuando ya había viento, se provocaría una tempestad. 

-Gaviotas: Se considera que son el alma de los ahogados, así que trae mal fario disparar contra ellas. 

-Delfines: Si siguen a un barco, garantizarán su buena fortuna. 

-Albatros: Avistar estas aves garantiza la cercanía de tierra, y derribarlas de un disparo no atrae a la mala suerte, por lo que se suelen convertir en dianas improvisadas. 

-Cruzar el Ecuador: Cada vez que se cruza el Ecuador, se hace una fiesta a bordo en la que los marineros se disfrazan de mujeres o de Neptuno. 

-Construcción: Si un obrero muere durante la construcción de un barco en los astilleros, el barco estará condenado de por vida. 

-Fuego de San Telmo: Estas luminiscencias, si aparecían en el mástil a unas determinadas condiciones, traían buena suerte. 

-Tiburones: Aunque una aleta de tiburón atraía a la buena suerte, un tiburón siguiendo la estela del barco auguraba la muerte de un tripulante. 

-Cadáveres: Los muertos eran arrojados al mar como mucho tres días después de su defunción y con su debida despedida. Si un muerto o un ataúd permanecía a bordo durante una travesía, el barco sería perseguido por la tempestad. 

-Mascarón de Proa: Suelen ser deidades marinas o mujeres desnudas, cuyos pechos dicen calman las tempestades. Sin embargo, el mascarón de proa de un barco naufragado no puede volver a utilizarse jamás como tal, a no ser que se le corte la cabeza y se le remplace por una nueva. 

-Mancha negra: Entre los piratas, es la sentencia a muerte. Se emplea para deponer a un capitán o para enviar un ultimátum
avatar
Angelica Black


Mensajes : 240
Fecha de inscripción : 04/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Supersticiónes!

Mensaje por Calypso el 1st Octubre 2017, 4:31 pm

Ratas contra el hambre


Si hay hambre, a cazar ratas!
A las ratas a menudo se les culpaba por ser las responsables de la contaminación de las aguas frescas y los alimentos a bordo de un barco, así como por transportar enfermedades y hacer agujeros en la quilla. Sin embargo, la situación de los marineros y piratas en algunas ocasiones era tan desesperada que muchos de ellos no dudaban en comerse a estas pequeñas alimañas escurridizas. Tras cazarlas, sacarles las tripas y bien condimentadas se las comían con gusto pues muchos lo tenían muy claro: comer cualquier cosa antes que pasar hambre.
Al navegar durante meses se acababan los alimentos frescos, como frutas y verduras. Pronto aparecía el temible Escorbuto que dejaba a los hombres sin fuerzas para cumplir sus labores a bordo.
Hasta principios del sigo XIX no se conoció el origen de la enfermedad, pero gracias a los médicos militares que viajaban en los grandes barcos de línea, se hicieron grandes descubrimientos al respecto. Se detectó, como ya sabemos hoy en día, que en los barcos la alimentación era muy pobre en Vitamina C el cual no es sintetizado naturalmente por el cuerpo humano y por ello lo toma del exterior a través de los alimentos. Curiosamente los marineros que comían ratas no desarrollaban la enfermedad, o bien era poco probable que la tuvieran. El gran descubrimiento fue reconocer que las Ratas generaban en su organismo el llamado ácido áscorbico. Hoy sabemos que cualquier animal es capaz de producir en su propio cuerpo esta vitamina, a excepción por supuesto de nuestros primos cercanos, los simios.
Los marineros y piratas, al comer las ratas, lo que realmente hacían era ingerir este componente y evitar así la enfermedad del Escorbuto.

Dada la gran facilidad que tiene cualquier animal para fabricar la vitamina C en su propio organismo, cualquier alimento fresco contiene una buena provisión de vitamina C. Por supuesto que esta vitamina es más abundante en algunos alimentos como son algunas frutas y verduras, pero cualquier hortaliza, fruta o verdura consumida en fresco, sin cocinar, aportan vitamina C. Las carnes de cualquier animal contiene vitamina C, pero ojo! hay que consumirla cruda!!
Esto se debe a que la vitamina C se degrada fácilmente por el calor y todo alimento que se cocina reduce en una proporción importante su contenido en vitamina C (aunque siempre queda algo). Por eso es que los marineros se tenían que haber comido las ratas del barco crudas para prevenir el escorbuto. Los esquimales, cabe destacar también, que no comen frutas ni verduras y que la carne la comen casi siempre cruda a causa de las dificultades para hacer fuego en su medio, nunca padecen escorbuto.
Sólo durante la Guerra de los Siete años entre Inglaterra, España y Francia hubo miles de muertos por esta causa. La marina inglesa reconoció que murieron cerca de 100.000 de sus marinos por enfermedades frente a menos de 2.000 bajas en los combates.
Así que, ya saben, piratas! Si no quieren enfermar de escorbuto en alta mar, mas les vale saber compartir el camastro con las ratas!


Yo soy el Mar
avatar
Calypso


Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 02/03/2010
Localización : En el fondo del mar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.