Piratas del caribe 2



Bienvenidos al Caribe!
Tras 8 años en Foros.net y 4 en Foros.ws, a causa del cierre de sus servicios nos mudamos a Foroactivo! Pero no se preocupen, todo cambia para mejor!
Echa un vistazo, si no estás registrado, te invitamos a unirte a nuestra comunidad!
--Admin.--
contador de visitas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el 19th Julio 2017, 9:50 am.



- 1653, Mar Caribe. -
Es la edad de oro de la piratería.
Los hombres pasean a sus anchas por
los mares de la tierra
y crueles delitos se cometen en impunidad.
Los artesanos se han vuelto una parte importante
de esta guerra entre lo que es correcto
e incorrecto, pues las armas y el siglo XVII
no son lo que solían ser.






Los mejores Posteadores
Últimos temas
» Cubierta
Ayer a las 12:54 am por Marko Gabarry

» Despacho del Medico
24th Abril 2018, 11:43 pm por Aerith Celes

» Recepcion
24th Abril 2018, 11:36 pm por Alexandriel Stiles

» Puerto y Embarcadero
24th Abril 2018, 7:59 pm por Alexandriel Stiles

» Camarote Oficial
19th Abril 2018, 12:15 am por Monique Raison

» Camarote del capitán
11th Abril 2018, 11:53 pm por Henry Heiderich


Samael " El Carnicero"

Ir abajo

Samael " El Carnicero"

Mensaje por Samael el 19th Junio 2011, 12:21 pm

Es la misma historia del otro foro con algunos cambios.

---------------------SAMAEL el Carnicero-----------------

-la lluvia cae como un manto de agua impenetrable, los relampagos pintan el cielo con tonos azulados, las ventanas de la habitacion crujian juno a las paderesde madera, el agua entraba por los resquicios de los tablones, la unica luz de la noche se creaba por el pequeño espacio que iluminaba la vela situada sobre la mesa, una llama que parpadeaba entre titubeos, negandose a ceder ante el viento y la lluvia, el papel estaba humedo, la pluma lo recorria marcando su piel de papiro con la tinta, el tintero estaba a punto de quedar vacio, pero la mano que mecia la pluma de lado a lado con gran habilidad se negaba a parar, y fue cuando escribio su ultima palabra, entonces, la criatura sacó de la bolsa otro tintero, y sumergio la pluma en él, habiendo agotado el negro, utilizó la tnta del color del papiro, empezando a escribir su relato de nuevo, deseando agotar el tintero para al alba, recojer uno nuevo, y sumirse de nuevo en su tarea-

...llegué a la isla despues de dos dias a la deriva agarrado a un tablón de madera, me quede tumbado en la fina arena de la playa, saboreando cada instante de mi reencuentro con la tierra firme, me encaminé hacia la selva y encontré allí una cabaña abandonada, entré en ella.

Era bastante pequeña, constaba de una mesa, una silla, un catre en el suelo con un cojín bastante deshecho, y un baúl, dentro de él encontre pairos, cantidades ingentes de ellos, una pluma y dos tinteros, los saqué y los coloqué sobre la mesa, salí afuera para encontrar comida.

Nada mas salir, divisé a lo lejos algo corriendo entre el follaje, me parecio curioso pues empezé a verlo todo redondeado, aunque se lo tribui al hambre y el calor. Me apresuré tras lo que supuse era un animal, y llegue fialmente a un pequeño grupo de arboles frutales, y un grupo de monos saltando sobre ellos, jugando en las raas, descolgandose con sus largas y utiles colas prensiles, recojí varias frutas de buen tamaño y regresé a la cabaña.

Deje las frutasd sobre unas mantas en el porche, me quedé mirando el mar, entonces, cojí un bonito mango, me lo acerque a la boca, y le di un buen bocado, mis dientes desgarraron la fruta, y mastiqué ese delicoso pedazito de cielo, y tragué, en ese instante me di cuenta de que no habia notado ningun tipo de sabor, le di otro mordisco, y otro mas, pero la originalmente delicioa fruta se convertia en pura ada, simple ceniza enmi boca, y cuando tragaba no notaba mas que una pulpa masticada sin sabor.

Alzé mis manos frente a mi, y las ví azuladas, enfermizamente azuladas, nervioso, me quité la camisa y pude ver que mi torso tambien estaba palideciendo y tintandose de azul y morado, grité de rabia y corrí hacia la selva buscando un lago o algo donde verme reflejado, al cabo de un rato de correr desesperado, encontre una roca con una depresion oval en su superficie, llena de agua (seguramente de la ultima lluva), puse mis manos en los bordes, y acerque mi rostro temeroso de lo quepodria descubrir... Mi rostro, estaba paideciendo también, la piel junto a mis labios, nariz y ojos empezba a volverse morada y azul, seguia viendolo todo ovalado, algo que me puso aún mas nervioso dado a mi color actual.

Golpee el agua con la mano, negando esa realidad, y orrí de nuevo a la cabaña, no me di cuenta per cuando llegué ya era de noche, me acerque a la orilla de la playa y escuché un ruido a mi espalda, como una cascara abriendose (una bastante grande) pero no habia nada, mi piel empezaba a volverse verdosa habieno pasado ya por todos los coores del mar, en se instante un fuerte y punzante dolor azotó mi mente.
Puse mi manos a ambos lados de mi cabeza, y en ese momento noté un dolor recorriendo todo mi cuerpo, despeqgue mis manos de la cabeza de inmediato, y vi que la piel empezaba a desaparecer, una capa qutinosa aparecia en su lugar, una cascara negruzca, el dolor era punznte en todo mi cuerpo, en esos momentos deseaba con todo mi corazón poder morir-

Pero aquello tan solo era el principio, mi pierna izquierda empezó a temblar sola, y la piel desapareció, dejando tan solo la misma cascara quitinosa de mis brazos, pero esta vez, tenia cuatro pequeñas patas, que salian desde el gemelo hacia delante, y se aferrarona mi espinilla, como si temieran que fuera a desprenderme de ellas. Y entonces note como mi cuelo ymi cabeza se desencajaban, lanze un aullido de dolor inimaginable, estaba sufirnedo un tormento endemoniado que no le desaba en ese instante a nadie en todo el mundo, mi cuello y cabeza se modificaron, noté que se me alargaban, mi mandibula cambiaba, mis ojos se moieron a los lados y los dientes se me cayeron, saliendo en su lugar mucho mas pequeños y afilados.

Pero fue entonces que noté un rayo de dolor recorriendo mi espalda, noté el mas terrible de los sufrimientos cuando not´que mi espalda se quebraba, la piel empezo a desgajarse, desde el centro hacia los lados, algo la desplazaba desde el interior, algo maligno y deliranemente doloroso, no podia dejar de gritar, hasta que mi espalda quedo cubierta de nuevo con la quitina negra, y salieron de mi espalda seis patas mas grandes que las de las piernas, esta vez, se aferrarona mi torso, me rodearon como si se tratara de una coraza, pero enterraron sus puntas en mi carne, una carne practicamente insensible despues de varias horas de dolor.

Me deshice de mi ropa como pude, mis dedos habian crecido, ahora mas largos, y afilados en los metatarsianos y en la punta, lo ultimo que recuerdo fue que noté la quitina recubriendo mi interior, uniendose a mis huesos, formando uno conmigo, y un grandisimo dolor de cabeza cuando me sumergí en el agua.

-el vendabal tumbó el tintero que mancho de blanco parte de la mesa, la criatura se apresuro a colocarlo de pie, apartando un poco los papiros, su largo cuello se alzo y sus fauces engulleron otro pescado del interior del cubo que tenia junto a ella-

No recuerdo cuantos dias, o semanas, puede que incluso meses, estuve en el agua, pero recuerdo que mi mente volvio en si de dia, me encontraba bajo el agua, notando una gran sensacion de ahogamiento pero, no estabamuerto, estaba bajo el agua, y podia respirar, mire mi cuerpo... no me lo podia creer, habia sobrevivido a cambio de mi maldicion, los pies eran ahora un tanto mas alargados, ahora enia membranas interdigitales, moví los pies divertido, me asuste inutilmente pensando que al abrir la boca me la llenaria de agua y moriria de verdad, pero de nuevo, mi mente me jugó una mal pasada.

Mi piel era ahora negruzca, las partes quitinosas de mi cuerpo ya no me molestaban, y pude ver en mis hombros y parte de mi espalda como algunos corales me habianadoptado como casa y territorio, algo que no me parecio mal en absoluto, pero me extraño muchisimo el hecho de poder verme desde cualquier angulo, o casi, mi cuello... nadé aprisa hacia donde creia queestaba mi isla (para entonces ya la consideraba de mi propiedad) y vi algunos pezes por el camino, alargue mi cuello y use mis mandibulas para devorarlos, ahora noté su sabor, aunque todos me sabian iguales, por lo menos sabian a algo, y notar mi hambre saciada era realmente gratificante.

Llegue a la isla, y sali del agua, vi mi ropa tirada en la playa, raída y reseca de tantos dias al sol habiendo estado humea durante mi transformacion, corrí hacia la piedra "
cuenco"
como la habia apodado, y ahora sin miedo, me miré en las aguas estancadas... una morena! mi cabeza y cuello eran ahora los de una morena, piel grisacea con rayas verdosas, y mis ojos eran azules, bastante curiosos, gire la cabeza, alargue el cuello y lo recoji varias veces, hice una mueca que pretendia ser una sonrisa *vaya, no es muy expresivo, pero es realmente amenazador y bonito* pensé, me diriji a la playa de nuevo a por mi ropa, la recojí y tambien mi espada, que estaba clavaba en la tierra frente a la cabaña, y lo deje todo sobre las mantas.

Me dirijí al otro lado de la isla, a veces por tierra, a veces por agua, me gustaba mi nuevo cuerpo, empezé a aceptar mi maldición como una bendición, y debia estar preparado para la llamada de mi capitán.

Llegué al otro lado y vi los restos de un barco naufragado, al parecer hace bastantes años, los huesos de los muertos estaban aun ahi, con sus ropas rotas y sus huesos unidos a arena y animales carroñeros (anque ya no se que provecho le podian sacar a esos huesos), entonces vi uno de los garfios, y una espada bastante exraña, de filo redondeado, recojí ambas cosas y segui caminando por la playa, entonces decidí probarlo... la transportacion, desee aparecer varios metros mar adentro, y de pronto me encontraba nadando donde habia deseado, me sumergi para recojer la extraña espada y el arpeo, decidi nadar en direccion a algun lugar, y llegue a una pequeña isla.

-el viento parecio cesar por un instante, que la llama de la vela aprovechó para crecer fuerte y brillante, para ser azotada de nuevo por viento y agua, el sonido del trueno era el fondo sonoro de la escena-
-la historia hasta aqui se encuentra llena de tachones, pintarrajeada con gargotes de formas varias, desgarrada por lo que parecen unas garras, y tiene manchas de sangre ya seca, no hay nada que pueda leerse, se combinan letras y simbolos de lenguas ya olvidadas.

Despues de años esperando en mi isla, de años de perfeccionar mi habilidad para el combate usando mi espada ancha, mi espada/arpeo y mi propio cuerpo, despues de años arrebatando la vida, de años granjeandome mi sobrenombre, nombre... mi nombre...tan sumido en mi hostoria estoy que olvido mi propio nombre... yo soy "
El Carnicero"
, así se me conoce, pero me llamo Samael... Samael El Carnicero.

Al fin, mi capitán me llamó, me materialize al momento en navío, rodeado de caras nuevas, el capitan parecia contento con mi aspecto, y mi reputacion, y aqui estoy de nuevo, en el Holandés Errante, navegando bajo las ordenes de Jones, las ordenes del diablo.

------::::::------- FIN ------::::::-------



He hecho algunos cambios también en el personaje (he eliminado a Khotep y Mhotep para el que los recuerde) pero en terminos generales...soy yo Razz

Samael


Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 18/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.