Piratas del caribe 2



Bienvenidos al Caribe!
Tras 8 años en Foros.net y 4 en Foros.ws, a causa del cierre de sus servicios nos mudamos a Foroactivo! Pero no se preocupen, todo cambia para mejor!
Echa un vistazo, si no estás registrado, te invitamos a unirte a nuestra comunidad!
--Admin.--
contador de visitas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Monique Raison

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el 19th Julio 2017, 9:50 am.



- 1653, Mar Caribe. -
Es la edad de oro de la piratería.
Los hombres pasean a sus anchas por
los mares de la tierra
y crueles delitos se cometen en impunidad.
Los artesanos se han vuelto una parte importante
de esta guerra entre lo que es correcto
e incorrecto, pues las armas y el siglo XVII
no son lo que solían ser.






Los mejores Posteadores
Últimos temas
» Armería sin nombre
Ayer a las 9:22 pm por Dominix Anaut Dunixi

» Cubierta
15th Julio 2018, 1:47 pm por Marko Gabarry

» Taberna El Calico
13th Julio 2018, 10:10 am por Monique Raison

» Puerto y Embarcadero
11th Julio 2018, 11:04 am por Monique Raison

» Camarote Oficial
11th Julio 2018, 12:16 am por Monique Raison

» Selva Tropical
10th Julio 2018, 9:04 pm por Dominix Anaut Dunixi

Los posteadores más activos del mes
Jared Gain
 
Dominix Anaut Dunixi
 
Monique Raison
 
Marko Gabarry
 


Capitán Henry Heiderich

Ir abajo

Capitán Henry Heiderich

Mensaje por Henry Heiderich el 5th Junio 2010, 1:10 am

Ficha de personaje:

Historia de su infancia
Esta es la historia con la que Henry comenzó como personaje y en la cual se basó su vida y rol en el primer foro de Piratas del Caribe, en server3.foros.net/piratasdelcaribe

Nombre: Henry Danzzel Cobold

Edad: 14 años
Nacionalidad: N/N
Profesión: Carpintero
Apariencia: Niño, aproximadamente 1.45 de altura, aparenta menos edad de la que tiene pues es menudo y bajito. Tímido y desconfiado, creció en una colonia aislada, se cree que de Romaníes fugitivos que se asentaron en las costas del caribe, del lado Oeste de Nueva Providencia.



Vivíamos en una pequeña comunidad en una de las islas del caribe, eramos 4 familias en total, hacia años nuestros antepasados habían escapado de la esclavitud y la muerte y se habían asentado en un pequeño valle, entre las montañas y la costa.
Crecí en un ambiente pacifico, todos profesábamos las mismas creencias y practicábamos oficios similares.
Mi abuelo era carpintero y yo aprendí de el. Mi padre nunca lo conocí, pues me habían dicho que el mar había reclamado su alma cuando yo era aun un bebe.
En la aldea nunca tuve amigos. Me ponían sobrenombres degradantes y me molestaban siempre por el extraño color marrón rojizo de mis ojos y por que no tenia un padre.
Por las noches mi abuelo solía contarme historias para entretenerme. Historias sobre piratas, hombres malditos, ciudades sumergidas y criaturas marinas. En ese entonces yo creía que solo eran historias para dormir.
Con el tiempo tome la costumbre de salir a pasear por las montañas y por la playa. Solía cazar sabandijas y esas cosas y llevarlas a casa para saber si se podían cocinar. A menudo mi madre me amenazaba con descuartizarme en 8 pedazos si fingía no oír su voz cuando me llamaba para que volviera a casa al atardecer. Yo oía como su voz, áspera y cortante, se perdía entre el sonido de las olas: "
¿Donde esta ese bribón? le haré trizas cuando regrese!"

Pero cuando volvía a casa, cubierto de barro y magullado, me encontraba con la hoguera encendida y la sopa humeante;
los brazos de mi madre no me hacían trizas, sino que intentaban sujetarme para limpiarme la cara o atusarme el cabello, mientras yo me retorcía intentando librarme de ella.
Mi madre era grande y robusta, sus cabellos largos y rezados me recordaban a los rayos del sol reflejados sobre las olas. Sus manos estaban dañadas y su rostro comenzaba a mostrar ya los rasgos de una mujer mayor debido a los años de duro trabajo.
Ella solía salir victoriosa de nuestros forcejeos, entonces me abrazaba y me susurraba una bendición, mientas mi abuelo se quejaba de que me mimaba demasiado.
Con el tiempo creció en mi la curiosidad de saber si las historias de mi abuelo eran reales. Me parecía inconcebible que los hombres pudieran ser literalmente descuartizados en 8 pedazos ni que sus extremidades pudieran ser arrancadas y lanzadas a los perros. Con las enseñanzas que había recibido desde pequeño, que estaba prohibido matar, ignoraba por completo que los humanos pudieran cometer tales atrocidades.
Cuando cumplí los 14, mi madre ya no me vencía en nuestros forcejeos y mi abuelo alegaba de que ya era tiempo de sentar cabeza y dejar de vagar por la playa como un salvaje, uniéndome en matrimonio con alguna chica. No me disgustaba la idea y ese verano puse mas empeño en trabajar con mi abuelo en el taller.
Es cierto que a veces no podía resistirme a la fascinación que el mar ejercía sobre mi, si que de vez en cuando atravesaba el bosque que separaba el poblado de la playa y me adentraba en ese mágico lugar. Ahí veía a los cangrejos esconderse entre la blanca arena al tiempo que podía oír el melancólico lamento de los vientos.

Aquella tarde tome una balsa para atravesar las olas en dirección a la zona donde vivían esos pequeños peces de color pardo que sabian tan bien en los guisados de mi madre. Ya había sacado una red y llenado una cubeta con ellos. Pensaba en lo feliz que se pondría mi madre y como el olor del guisado apaciguaría el mal humor de mi abuelo.
A medida que remaba hacia la orilla me pareció apreciar en el aire un cierto olor a quemado.
Había presenciado ya algunos incendios en la aldea. Lo extraño era que no se oía el griterío ni los alaridos ni maldiciones habituales.
Solo los perros ladraban, como de costumbre, y el olor se tornaba mas acre e intenso. No es que sintiera miedo, al menos de momento, pero un presentimiento hacia latir mi corazón con mas fuerza.
En la distancia, el sonido de los truenos hacia eco entre las montañas;
el aire era húmedo y pesado.
Al llegar a la orilla salí de un salto del bote y cruce la playa, luego el bosque y tras esquivar el ultimo tronco, contemple lo que había sido mi hogar: la casa había desaparecido.
Me acerque , las llamas todavía lamían las vigas ennegrecidas. Entre los escombros encontré el collar de mi madre. Dorado y brillante, ahora estaba cubierto de cenizas y opaco con el carbón. Lo tome entre mis manos con un cuidado casi ceremonial y lo guarde en uno de mis bolsillos.
No había rastros de mi familia. Intente gritar, pero la garganta no me obedeció, y el humo, que me ahogaba, hacia que las lagrimas brotaran a borbotes.
En ese momento escuche gritos, venían del otro lado del poblado, hacia las colinas, un escalofrío recorrió mi cuerpo. Deslizándome silenciosamente entre los escombros, dirigí mis pasos hacia el sonido.

El poblado estaba desierto. No podía imaginar donde estaría mi familia. Tal vez habían escapado hacia el bosque y allí estarían a salvo. En cuanto viera quien gritaba iría a buscarlos.Pero al acceder desde el callejón a la calle principal me tope con dos hombres que yacían sobre el suelo. La suave lluvia del ocaso caía sobre ellos. Me acerque y vi que uno de ellos era mi abuelo. Lo tome entre mis brazos, agonizante, mientras susurraba unas palabras. - Tu madre...el mar...debes buscar a las criaturas marinas...y saber....el secreto de tus ojos....-
Intente arrastrarlo a otro lugar, pero yacía muerto en mis brazos.
Ya no importaba que sus ropas se mojaran, pues nunca mas podrían levantarse.
De pronto los gritos cesaron. Pude distinguir en la distancia a dos hombres. Tenían pañuelos atados sobre sus cabezas y estaban desnudos de la cintura hacia arriba. Portaban sables, como los hombres de las historias de mi abuelo.
A quien habían descuartizado yacía sobre las rocas mojadas. Tan solo pude identificar los rasgos de su cabeza, ahora seccionada del cuerpo;
era Dimane, mi prima mayor, la mas joven de la comunidad, un poco mayor que yo, que visitaba a menudo a mi abuelo en el taller. Sentí como mi corazón se comprimía y grave esa imagen y su sentimiento en mi mente y corazón como se grava sobre una roca...para siempre...
Aquellos hombres eran piratas. Asesinos, despiadados y ciegos por el éxtasis de la batalla. Recordé entonces a un hombre que había hospedado en nuestra casa hacia un par de semanas. Dijo que un barco pirata había estado rondando la isla, que era inminente un ataque.
Nadie le creyó.
Vivíamos lejos de las ciudades y puertos principales, y los saqueos y batallas jamas nos habían afectado.
Todo lo que sucedía me parecía inconcebible mientras permanecía paralizado en medio de la calle. Sabia que de un momento a otro me descubrirían y en cuanto lo hicieran saldrían detrás de mi y me matarían tal como lo habían hecho con los demás aldeanos.
Escuche pasos detrás de mi, como los de alguien a quien le costaba moverse, y tuve por un instante, el tipo de premonición que suelen tenerse en los sueños.
Cuando me di la vuelta, sus ojos se encontraron con los míos y pude adivinar dos cosas sobre ella: primero que era una que gustaba matar por matar;
y segundo, que no temía a nada, ni humano ni divino. Había reparado en mi y yo no tenia escapatoria.

Lo que me salvo fue que el hombre estaba demasiado borracho como para reaccionar de inmediato cuando comencé a correr en dirección a las colinas.
La mujer soltó un grito y sus hombres, al reparar en mi, comenzaron a gritar en su tosco dialecto. Tome unos restos de brazas de las ruinas de una cabaña sin notar casi la quemazón de mis manos y huí del lugar atravesando la cancela. Cuando uno de los hombres se acerco demasiado lance las brazas en su rostro. La bestia se irguió por encima de mi mientras blandía su sable que me roso las mejillas. Oí su silbido cuando descendía por el aire. Me di cuenta de que estaba rodeado. El horror y el pánico hicieron presa de mi. Me lance contra el hombre que resoplaba de dolor y lo empuje contra el que estaba detrás de el, derribándolos a los dos.
En ese momento, algo hizo bullir mi sangre, y ese algo me decía que yo no perdería la vida a manos de ese hombre: el moriría primero. Yo no sabia nada de guerra y códigos de honor. Pero en ese instante, la venganza me tomo como su pupilo, reconocí su presencia de inmediato e instantáneamente aprendí sus enseñanzas. Quería venganza...era la única manera de librarme de esta sensación, la de ser un fantasma viviente.
Propine una patada en la entrepierna al hombre que tenia mas cercano, clave los dientes en una mano que me sujetaba por la cintura y tomando un sable de los caídos, huí al bosque.
Cuatro hombres salieron en mi persecución, mas robustos y rápidos que yo, pero no conocían el terreno y ya casi estaba oscureciendo.
Dos de ellos seguían llamándome diciendo lo que harían conmigo y lanzando juramentos, pero el tercero corría en silencio, y era a este el que mas me asustaba.
Cerca de una cascada los tipos ruidosos se quedaron resegados, pero el otro acelero el paso, como hacen los animales al escalar una ladera.
Del cuarto perdí el rastro mucho antes.
Con las piernas pesadas como el plomo y falto de respiración, una figura se planto frente a mi, impidiéndome el paso. Choque con el y el hombre emitió un gruñido, como si le hubiera dejado sin aliento. Era el cuarto hombre que había dejado atrás.
Dio un paso adelante y me di cuenta de que no tenia intención de dejarme ir.
Sentí como un fuego ardía dentro de mi y me dio el valor y la fuerza que necesitaba para seguir adelante.
Con un diestro movimiento me coloque detrás de mi torpe interceptor y le aseste un golpe en la nuca, dejándolo inconsciente.
El hombre a quien yo temía desenvaino un cuchillo y los otros dos resegados, se acercaban con sendos palos.
Con esta nueva fuerza que comenzaba a descubrir, empuñe mi sable con ambas manos lo blandí en el aire y, haciendo a un lado uno de los palos, decapite al hombre que lo sostenía. Luego me enfrente con el hombre del cuchillo y con un golpe de espada le seccione el brazo con toda facilidad.
Todo sucedió en un instante. En el fondo de mi sabia que no debía matarlos, sin embargo no podía controlar mis acciones...era como si no fuese yo realmente quien se defendía...
El cuerpo decapitado cayo pesadamente y su sangre a chorros se esparció por el suelo, mientras la cabeza rodaba colina abajo.
El otro hombre dejo caer el palo y empezó a retroceder, con una expresión de pánico en el rostro. 
Me quede completamente solo, de pie entre los cadáveres de mis opositores, cuando oí a alguien hablarme.

-Ya esta bien Henry...todo ya paso...
Voltee buscando a quien hablaba, sin embargo ni un alma rondaba por el lugar.
-No me busques muchacho torpe...no me encontraras con la mirada
-Quien eres tu?...donde estas!
-Estoy aquí...justo dentro de ti...mi nombre es Krad y ahora me perteneces...
Limpie el sable y lo introduje en su vaina.Entonces comprendí que me movía en contra de mi voluntad.

Corrí involuntariamente mas allá de lo que jamas había ido en mis excursiones. Quería ir a buscar a mi madre, a mis primas, pero mi cuerpo no respondía.

-no sacas nada con volver, lo único que conseguirás sera que te maten...no queda nadie Henry...todos están muertos.
"
-mientes...mi madre vive!-"

-Es inútil muchacho estúpido...no hay nada que puedas hacer
En ese momento caí en un estado de semi inconsciencia, sabia lo que ocurría a mi alrededor, sin embargo, era incapaz de reaccionar. Krad había tomado el control de mi cuerpo, y lo estaba utilizando a su conveniencia.
Después de algunos días, me desperté en una ciudad y me encontré durmiendo detrás de unos barriles, en un puerto.
-Donde estoy?...
mire a todos lados sin reconocer el lugar
"
-eso no importa ahora...lo que si me preocupa es que estas desarmado...-"
Sentí que un fuego me quemaba, y perdí el control nuevamente. Krad me consiguió un arma con la cual defenderme y algunas chicherias que según el e servirían.

"- yo no se usar ninguna arma...-"

-Pero yo si...si necesitas mi ayuda solo llámame...
Con el tiempo aprendí a controlar a Krad. Comprendí que debía mantener la calma ante cualquier situación. No debía sentir miedo, ni odio, ni desesperación, pues esos eran los sentimientos que hacían fuerte a Krad.
Krad desapareció. Me encontré solo en aquel lugar extraño, sin saber que hacer.
"
-Ves ese barco?...sube...de seguro nos lleva a algún lugar-"

Obedecí, pues no sabia que otra cosa podría hacer. Fue así como llegue al Perla Negra.
Yo no quería esta vida, jamas me imagine poder vivir las descabelladas historias de mi abuelo. Odiaba a los piratas mas que nada en el mundo y odiaba a Krad, pero no podía escapar...es lo que la vida había deparado para mi, y no tenia mas que aceptar sus designios.



Breve resumen de la vida olvidada de Henry en Server3.foros.net

Henry se embarcó en el Perla Negra, para entonces capitaneada por May BlackAngel. Allí conoció a su primera camarada pirata, Adele, quien le instruyó en la vida de a bordo y le hizo compañía.
Todo hasta el primer ataque al barco por manos de Davy Jones y su tripulación, quien venía a reclamar ciertos beneficios de la capitana. 
Resultó lastimado y a partir de ese día no volvió a encontrarse con su amiga.
En cambio, apareció Anne Duley, una tripulante que a pesar de tener su propio barco, se adhirió a la tripulación en busca de fortuna.
Con ella se hicieron buenos amigos y Anne se convirtió en una especie de sustituto de madre de Henry, pues lo cuidaba y protegía, incluso le dio sus primeras clases de lectura y escritura. Al llegar a Isla Tortuga se dedicaron a reparar el barco, por lo que sus habilidades en la carpintería le fueron de mucha utilidad. En aquella ciudad y en sus innumerables visitas a la clínica, Henry conoció a más y más personas. Entre ellas Ivan Ravenclaw, Gillian Hawkins, Katherine Sparrow y Cassandra Cerv... casi todos ellos de la Rosa de los Vientos, por lo que Henry se sintió de pronto entre la espada y la pared pues había oído que era uno de los barcos enemigos de su capitana.
A pesar de todo, hizo buenas amistades y cuando llegó el momento de zarpar, el barco estaba nuevamente en manos del capitán Jack Sparrow.
No fue sino en el extenso viaje en dirección a la Isla de los Naufragios cuando al fin descubrió aquel secreto del que le hablo su abuelo alguna vez. Sus ojos son la herencia de un amor prohibido, la marca inconfundible que deja en la descendencia el amor entre un humano y una sirena.
En aquella isla tuvo el primer contacto con la sirena que se enamoro de su padre, un humilde y valiente pescador, según le dijeron. Se enteró que cuando los descubrieron, ella fue desterrada y su padre sentenciado a muerte en el típico ritual asesino de las sirenas: Hechizandolo con sus voces encantadoras y llevándoselo al fondo del mar. 
Conoció allí también a quien se transformaría en el futuro su pesadilla: Dannia Gain, como una mujer loca que solo buscaba hacer daño, como si jugara. Él y su nuevo compañero, Opheli, quedaron atrapados en un incendio forestal provocado justamente y a consciencia por la mujer. Sin embargo Henry logró sobrevivir gracias al otro muchacho que le rescató de las llamas.
Luego de la importante reunión de Señores Piratas, volvieron a Isla Tortuga donde nuevamente se encontró con Dannia Gain quien, sorprendida, se obsesionó con el niño y el color de sus ojos, como fuego y sangre, como el color de lo prohibido, y lo secuestró tras amenazar al muchacho con dañar a Anne, su actual maestra quien esperaba un bebé. 
Con tal de mantener a Anne a salvo de esa loca mujer, aceptó irse con ella lo cual acabó siendo una decisión que lo marcaría de por vida.
Dannia no era para nada una buena persona. Abusaba de todos, incluso de sus fieles tripulantes y mediante amenazas y miedos los controlaba a todos.
Ella descubrió sus habilidades y debilidades en poco tiempo, aprovechandose del débil corazón de Henry para manipularlo a su antojo.
Hizo que abusaran de él, le deshonro de todas las formas que podía imaginar y mucho mas allá. Endureció su corazón hasta el punto en que ya no sentía nada, hasta que aquellos encuentros íntimos le parecieron rutinarios e incluso comenzó a buscarlos para entretenerse cuando se sentía aburrido.
Dentro de todo lo malo encontró en ese barco a un tripulante mudo, que no era mudo y tampoco tripulante... Resultó ser Tetra, una niña que se había infiltrado en la tripulación disfrazada de chico y junto con quien pudo menguar un poco el sufrimiento de aquella época oscura de su vida.
La mente del niño comenzó desde entonces a funcionar de una manera diferente. Mientras mas cerca estuviera de aquel medio, mas fácil le seria encontrar a aquellos hombres que hacen del mundo un peor lugar para vivir. 
Durante una breve parada en Nueva Providencia Henry pudo escapar y visitar su antiguo pueblo, encontrándose nuevamente con Leyre, sin embargo mientras intentaban escapar, Dominix los capturó a ambos y los llevó a bordo del Whynah II.
De alguna manera, Henry se enteró que Dannia y su tripulación habían asesinado a su familia en Nueva Providencia y luego de un intento fallido por liberar a su madre sirena, Dannia acabó por asesinarla y comer su carne con el fin de probar la teoría de la inmortalidad... Mientras la sirena aún estaba con vida, fue sacando trozo a trozo para comer y darle a probar a cada uno de sus tripulantes. Con ello consiguió la inmortalidad y también el odio del muchacho.
Dannia se convirtió, con todos sus abusos, en su peor enemiga, al punto que aprendía de ella con el único objetivo de combatir fuego con fuego y así llegar a derrotarla algún día, aún si llegaba a envenenar su propia alma.
No mucho después también se deshizo de su amiga Tetra.
"Si te agrada...no sirve para el negocio..."
Le dijo entonces y después de herirla gravemente la lanzó por la borda para que se convirtiera en comida de tiburón.
Desde entonces Henry se quedó absolutamente solo en ese barco, simplemente recibiendo el entrenamiento de parte de Dannia y contaminando su alma e pro de lo que creía y de lo que no podía escapar.
Mas tarde supo que Dannia estaba embarazada de un pequeño niño a quien intentó asesinar antes incluso de nacer.
Henry protegió esa pequeña vida hasta que nació y luego de ello asesinó a Dannia cortando su cabeza, según la creencia, de la única forma en la que puede morir un inmortal.


Última edición por Henry Heiderich el 18th Enero 2016, 5:50 pm, editado 3 veces
avatar
Henry Heiderich


Mensajes : 1123
Fecha de inscripción : 05/04/2010
Localización : Vaya donde vaya, mi corazón siempre está en altamar

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitán Henry Heiderich

Mensaje por Henry Heiderich el 8th Marzo 2015, 8:15 pm

La vida de Henry, diez años más tarde:


Nombre: Henry Heiderich
Nacionalidad: Desconocida, aunque se sabe que nació en una pequeña colonia nómade asentada años atrás en Isla Nueva Providencia.
Signo: Capricornio
Edad actual: 24
Profesión: Corsario / Comerciante
Apariencia: Físicamente, hombre de 1.73 metros de altura, cabello rubio a castaño claro y ojos de color rojo carmesí. De constitución ectomórfica y estructura triangular invertida, tiene brazos fuertes y caderas estrechas, en una combinación ideal para la rapidez física. Es muy flexible y hábil.
Personalidad: Aparentemente, se muestra siempre tranquilo y calmado. Puede mantenerse bajo control frente a situaciónes de gran tensión. Sonría casi todo el tiempo, es amable y respetuoso. Pero así como se conserva tranquilo, también de pronto se exalta con asuntos de muy poca importancia y atraviesa periodos de mucha inestabilidad emocional.

Fortalezas: Heredero de uno de los estilos de esgrima más letales conocidos por los versados en el tema, fue discípulo de la temida Capitán Gain, la tormenta de Sangre quien se dice que llegó a obtener la inmortalidad después de asesinar a dos mil inocentes.
Tiene una muy fuerte voluntad y profesa una fidelidad ciega a sus propias creencias de justicia y paz.
Ama, por sobre todas las cosas, a su familia, y hará cualquier cosa por protegerlos de todo cuanto les haga daño.

Debilidades: Su temprana infancia fue muy dolorosa y ha perdido en la muerte a la mayoría de las personas a las que ha querido. Por ello teme que le reconozcan con su pasado y le relacionen de alguna manera con quien más odia, a su propia maestra, Dannia Gain.
También mantiene una constante lucha interna con dos personalidades alternas que surgieron hace años atrás en su mente que, por lo general, no puede controlar.
Teme de igual modo transformarse en aquello que detesta más, un hombre sediento de sangre y violencia, ciego ante el sufrimiento ajeno, perdiendo su propio camino para dejarse llevar por aquel que le infundió Dannia a base de torturas durante tantos años con el fin de convertirlo en una máquina de asesinar.






Cronología en el Rol



"En Port Royal después de un largo viaje."
El capitán regresa a Port Royal después de haberse ausentado durante cuatro años en los que estuvo viviendo en diferentes ciudades Europeas. Jared, su hermano pequeño, no tarda en meterse en problemas y es Henry quien peor lo pasa por estarse preocupando del bienestar del pequeño. 

http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t169-habitacion-n2#743
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t167-comedor-y-barra#819
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t169-habitacion-n2#1280
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t25p30-calles-y-callejones#1281
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t34p30-plaza-de-port-royal#1293
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t167p15-comedor-y-barra#1344
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t169-habitacion-n2#1346
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t167p15-comedor-y-barra#1359


"Un peligroso malentendido"

Henry pretende dejar Port Royal de prisa y sin retrasos, pero una mujer quien se hace llamar Monique retrasa el viaje, con catastróficas consecuencias para la tripulación.

http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t36p30-muelle-de-port-royal#1478
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543-camarote-del-capitan#2657


"Recuperación Forzada"
Luego de un altercado en Port Royal y pasar casi toda la noche en prisión, Henry finalmente regresa al Aurelia y es atendido por su médico a bordo. Pero sus problemas no han acabado allí. 
El destino aún le tiene preparada una sorpresa más antes de zarpar.

http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p45-camarote-del-capitan#2707
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p75-camarote-del-capitan#2744
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p135-camarote-del-capitan#2900
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p210-camarote-del-capitan#2985
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p255-camarote-del-capitan#3091
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t104p15-literas#3114



"Las muertas vivientes"
Fuertes fiebres y la debilidad pasajera de Henry provocan que tenga fuertes alucinaciones. Ello sumado a la muerte de uno de sus mejores amigos en la tripulación desencadenan un estado crítico en su estado mental.

http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p270-camarote-del-capitan#3115
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t37p30-playa#3191
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p285-camarote-del-capitan#3281
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t107p30-cocina-y-comedor#3322
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t544p30-cubierta#3361
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t540p30-camarote-oficial#3376
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p315-camarote-del-capitan#3389
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t540p45-camarote-oficial#3688


"Funeral Gitano"
Finalmente llega el día del funeral de Luan, el primer oficial y amigo de Henry y Jared.
Una breve clase de navegación le permite pasar un tiempo con Tetra y recuerda viejos tiempos junto a ella en el Whynah II 

http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t545-castillo-de-popa-y-timon#2184
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t545p75-castillo-de-popa-y-timon#2251
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p330-camarote-del-capitan#3705
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p345-camarote-del-capitan#3740





"Motín a bordo del Aurelia"
Jared ha sido lastimado por aguien en la cubierta, y Henry confirma sus sospechas. 
Un grupo de amotinados ha comenzado a pudrir la tripulación desde el centro.

http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p405-camarote-del-capitan#3842
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t540p90-camarote-oficial#3859
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p420-camarote-del-capitan#3868
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p480-camarote-del-capitan#3926
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p510-camarote-del-capitan#3970



"El plan de Rescate"
Ha llegado el día y está todo planificado.
Aunque truncar los planes de los amotinados no será nada fácil.

http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p600-camarote-del-capitan#4251
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t545p165-castillo-de-popa-y-timon#4329
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p600-camarote-del-capitan#4563
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t545p180-castillo-de-popa-y-timon#4720


"La isla desierta"
Finalmente desembarcan en isla "Tortuga".
Todo marcha en calma, hasta que se dan cuenta de que su destino no es el que todos creían.

http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t95-playa-norte#4801
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t94p135-playa-este#4866
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t95p15-playa-norte#4889
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t94p180-playa-este#4931

"Recuperemos el Aurelia!"
Tras el motín fallido de Coutler y la tripulación, Henry y compañía han quedado abandonados en una isla desierta en la cual se suponía serían ejecutados. Ahora es el momento de todos para poner manos a la obra y recuperar el barco! En el proceso, viene de visita un viejo amigo que no es bienvenido a bordo.

http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t94p180-playa-este#4931
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t544p45-cubierta#4998
http://piratasdelmundo.foroactivo.mx/t543p630-camarote-del-capitan#5054



Cuando más grande es vuestra gloria, más cerca estáis de vuestro final.

El Navegante ~ Capitán del Aurelia
4º miembro de la Hermandad Pirata
Miembro de la Cofradía de los Hermanos de la Costa
avatar
Henry Heiderich


Mensajes : 1123
Fecha de inscripción : 05/04/2010
Localización : Vaya donde vaya, mi corazón siempre está en altamar

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.